Una vez nos hemos librado de la amenaza de la red mágica, el objetivo está al alcance de las manos. Aevirae se regocija...

tu opinión: