Y no parece que vaya a encontrarlo en unos meses.  Apadrina un Onzamono multitentacular, dame trabajo. Sácame del frío cubil en el que me escondo y hazme un hombre hecho y derecho. ¡Tengo un gato que alimentar!

tu opinión: